Brutal castigo a latigazos a una mujer en Sudán

Desde Sudán nos llega otro ejemplo más de aplicación de la brutal ley islámica. Una mujer es sometida por unos policías a un brutal castigo a base de latigazos, en la calle y con público, como manda el Corán. La policía de ese país tiene la autoridad para detener y castigar en el momento a cualquier mujer que consideren en aptitud indecente (llevar pantalones, por ejemplo). En esta actuación concreta se desconoce el motivo para tan execrable castigo, pero es lo de menos, es inaceptable en cualquier caso.

Ley Islámica, brutalidad inaceptable

Ayer mismo se publicaba la noticia, otra más, de una muchacha que después de casarse se descubrió que había sido violada -no lo denunció por miedo- a resultas de lo cual quedó embarazada. Tras descubrirse el asunto y tener que divorciarse, fue castigada por la Ley Islámica a recibir 101 latigazos y sus padres a pagar una multa. Eso sí, el vi0lador perdonado.

Que a día de hoy persistan salvajadas tales como latigazos, lapidaciones y amputaciones de miembros en nombre de la ley, de una religión y de un dios es inadmisible y repugnante.