Curioso: semen como tinta invisible en la I Guerra Mundial

Leo en El Mundo que, en la I Guerra Mundial, el M16 -servicio secreto de inteligencia británico- descubrió que el semen podía usarse como tinta invisible. El jefe del servicio secreto al parecer dijo que la mejor tinta invisible era el semen, fluido que no reaccionaba a los métodos de detección usuales en la época. Además, el semen tenía la cualidad de que podía ser leído perfectamente.

Un problema podría ser que el agente encargado de escribir los mensajes se quedara sin tinta en la pluma, o que ensuciara el documento con manchones de tinta.

pene